lunes, 3 de julio de 2017

OKUPAS EN MI VENTANA

Un día apareció, se mostraba desconfiado, temeroso, huidizo, poco a poco fue ganando confianza, sus visitas se hicieron cada vez más frecuentes, creo que comprendió que aquí nadie le dispararía con una escopeta, disecaría su cuerpo y exhibiría su cadáver como un trofeo encima de una chimenea,  que nadie le robaría su libertad metiéndole en una jaula, que nadie le ataría un cordel a la pata obligándole a pasar horas sin poder volar, posado en el mismo sitio con una capucha en su cabeza, hasta doblegar su voluntad y convertirlo en lo que no es, ni desea ser, un ave sumisa y obediente que vuela cuando se lo mandan, come cuando se lo dan y caza para diversión de su amo.

Celoso de su imagen no me permitía hacerle una fotografía, en cuanto me veía con la cámara en la mano saltaba al vacío y desaparecía, pero el otro día todo cambió, no solo se posó en la peana de la ventana sino que trajo a su compañera con él y como si quisiera presentármela permanecieron los dos quince largos minutos posando y permitiendo que los retratara, luego levantaron el vuelo dieron varias pasadas cerca de la ventana y desaparecieron.

Desde ese día cuando empieza anochecer se posan en el hueco que queda entre el acondicionador de aire y la pared, allí protegidos y a salvo de miradas indiscretas descansan y duermen hasta el amanecer y yo disfruto de su compañía.

8 comentarios:

  1. Es una rapaz, el más pequeño de los halcones, también llamado Cernícalo o Alcotán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi cultura ornitológica es nula
      Un saludo.

      Eliminar
  2. En casa, un tercer piso, tego un nido de gorrione que desde hace varios años cria, han aprovechado un pequeño hueco en la terraza, ahi los dejamos que nos canten, por el contrario de hace poco se nos posan en la ventana palomas o lo que es lo mismo ratas voladoras, con ellas voy a muerte, me estan marraneando el toldo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pero qué maravilla!! Tienen su plumaje muy brillante. Claro que se sintieron bien acogidos al lado suyo. Tanto que ya hasta posaron para la foto y con todo y su pareja.
    Me encantan las aves. Y esos de altos vuelos, son impresionantes de bellos. Tienen un plumaje de lo más brillante.
    Mímalos mucho. Que siempre regresen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué lindos, curioso verlos tan tranquilos en la ciudad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que suerte, y que disfrutes de esos animales durante mucho tiempo.

    Abrazo Bipolar.

    ResponderEliminar